ANTONIO LAURO






Antonio Lauro
(Ciudad Bolívar, Venezuela, 3 de agosto de 1917 - † Caracas, 18 de abril de 1986), fue intérprete y uno de los principales compositores sudamericanos para guitarra clásica de siglo XX.

Infancia y adolescencia es hijo de Antonio Lauro Ventura, quien era barbero y músico, nacido en Pizzo Calabri, Italia y de Armida Cutroneo, nacida en Marate un pueblo al sur de Italia, quien fue la inspiración para la pieza musical que lleva ese nombre: Armida. Su padre falleció cuando el apenas cumplía 5 años.Fallecido el padre, la vida comenzó a cambiar para Antonio Lauro y sus hermanos. Era preciso ayudar a la madre en la lucha por la existencia, ante la pérdida del principal soporte de la familia. La madre dispuso trasladarse a Caracas, donde se abrieron nuevas perspectivas para las estupendas posibilidades artísticas del joven.


Cuando se inicia el período de la radiodifusión en Venezuela, Antonio Lauro obtiene trabajo como ejecutante de cuatro, maracas y otros instrumentos musicales de arraigo popular en la Broadcasting Caracas, la primera estación de radio nacional, y de ese modo inicia el ejercicio de su profesión aún muy joven y ayuno de los múltiples conocimientos que luego obtuvo. En 1930 entra a formar parte del Orfeón Lamas y comienza a tomar un curso de guitarra, muy serio, con el Maestro Raúl Borges. A la vez, el Maestro Vicente Emilio Sojo le enseña composición, el Maestro Salvador Llamozas le da clases de piano y el Profesor Juan Bautista Plaza lo familiariza en los conocimientos de Historia y Estética de la Música.


Antonio Lauro comienza a revelar una vigorosa personalidad de artista. Se convierte en un apasionado y excepcional ejecutante de la guitarra. Logra interpretar las más difíciles partituras del repertorio guitarrístico y se aplica a la composición de piezas para este instrumento tan popular y tan difícil para llegar a dominarlo profesionalmente. Por esos años viene a Venezuela el paraguayo Agustín Barrios Mangoré, que con sus maravillosos recitales inspira a Andrés Eloy Blanco uno de sus más hermosos poemas. El ambiente musical de Caracas es realmente propicio, optimista. En 1935, Antonio Lauro, en compañía de Manuel Enrique Pérez Díaz y de Marco Tulio Maristany, organiza el trío musical “Los Cantores del Trópico”, el cual por la radio y los teatros e instituciones culturales de todo el país realiza una gran labor de divulgación de la música popular venezolana. Ellos interpretan joropos, merengues, valses y demás expresiones de la música popular, cuidando de no desvirtuarla con arreglos comerciales de mal gusto y peor propósito lucrativo. La música popular en las voces e instrumentos de los “Cantores del Trópico” conserva toda la frescura y dignidad de su origen y estimula los más elevados sentimientos cónsonos con nuestra identidad.



Antonio Lauro, obtenido el grado de compositor en la Escuela Superior de Música en 1940, redobla su esfuerzo y dedicación de artista. Altamente sensible a las manifestaciones del alma colectiva, no sólo trabaja en su profesión elevando el espíritu del pueblo en su obra de compositor e intérprete de la guitarra, sino que también participa de las luchas populares por los derechos y libertades inherentes al régimen democrático. En 1948 compone una hermosa pieza musical inspirada en la novela “Cantaclaro” del Maestro Gallegos. Posteriormente por su posicion política sufre detenciones y se ve precisado a ausentarse del país. Durante su exilio continúa trabajando y enriqueciendo el acervo musical venezolano con partituras como “Suite Venezolana” y “Sonata”. El Maestro Lauro viaja por Europa y América y se hace famoso como guitarrista. Un eximio ejecutante de este instrumento, John Williams, al oírlo en un recital efectuado en Londres, hace cálidos elogios de su extraordinaria capacidad interpretativa. De nuevo en Venezuela continúa su incansable labor, cultiva con fervor el vals y logra verdaderas joyas musicales con sus composiciones valsísticas dedicadas a mujeres de su afecto: “María Luisa”, dedicada a su esposa; “Natalia”, dedicada a su hija predilecta; “Tatiana”, “Andreína”, “Juana”.



El nombre de Antonio Lauro brilla con luz propia en una de las más prestantes promociones de músicos venezolanos, a la cual pertenecen Antonio Estévez, Inocente Carreño, Evencio Castellanos, Ángel Sauce y muchas otras figuras de trascendente trayectoria en el movimiento musical venezolano. Fue Presidente de la Asociación Venezolana de Autores y Compositores. Antonio Lauro falleció el día 20 de abril de 1986. Su muerte suscitó una multitudinaria manifestación de dolor en todo el país. Su féretro fue llevado hasta el cementerio por el pueblo y por un numerosísimo grupo de personalidades del arte, del pensamiento y de la política realmente conmovida por la irreparable pérdida.


También fue integrante del grupo Orfeón Lamas, fundado por Vicente Emilio Sojo fundó en 1928 y la cual dirigio durante 9 años, donde algunas veces le tocaba interpretar el bajo. En 1935, fundo y fue parte de un conjunto musical llamado "Los Cantores del Trópico", en el que comenzó a destacar como compositor y arreglista, particularmente de piezas para guitarra. En 1940, al recibir su título de maestro compositor se dedica formalmente a la creación musical.


Él mismo se distinguió como un excelente guitarrista, pero su popularidad y brillo universal aumentó, sin duda, por la incorporación de obras suyas en los programas de tres grandes maestros del instrumento: el español Andrés Segovia, el australiano-británico John Williams y el venezolano Alirio Díaz, quien fue gran amigo de Lauro y quien fue, en 1980, el solista de la primera grabación en estudio de su Concierto para guitarra y orquesta con la Orquesta Sinfónica Venezuela.

Falleció en Caracas, Venezuela el 18 de abril de 1986.

LEGADO
En la actualidad existe un Concurso Bienal Nacional de Guitarra con el nombre de Antonio Lauro en homenaje al músico.

Cada año en Ciudad Bolívar y Ciudad Guayana, durante la semana de la fecha natal del maestro, se realizan conciertos de guitarra clásica interpretados por músicos locales y músicos invitados conmemorando así la gran vida y obras heredadas en estas regiones.

Reconocimientos
En vida Antonio Lauro recibio varios premios:
Premio Vicente Emilio Sojo, en sus ediciones de 1948, 1955 y 1957.
Premio Oficial de Música, en los años 1947, 1948 y 1950.
Premio Nacional de Música (Venezuela,1985).
Hijo Ilustre de Ciudad Bolívar (1977).
Premio Casa de las Américas (Cuba,1978).

Obras
La mayoría de su obras que son valses llevan nombre de mujeres. Sus piezas han recorrido el mundo, gracias a la ejecución que de las mismas hiciera el brillante guitarrista, Alirio Díaz.

Parte del vals María Carolina de Antonio Lauro.Guitarra es considerado el más destacado guitarrista venezolano, su fama se extiende merecidamente más allá de las fronteras nacionales. No en balde, recibió los calificativos, por parte del compositor y crítico inglés, John Williams, de El Maestro o El Strauss de la Guitarra.

Valses
Morenita (1930)
Petronila (1936)
Tatiana (1939)
Andreina (1939)
Natalia (dedicada a su hija, es su obra más famosa) (1939)
Yacambú (1939)
El Marabino (1942)
Angostura (1968)
Carora (Dedicada a Alirio Díaz) (1968)
Maria Luisa (dedicada a su esposa) (1968)
El Niño (1971)
Momoti (1975)
María Carolina(canción de cuna dedicada a su nieta) (1983)
La Gatica (1984)
El Negrito (1984)
Merengue (1940)
Canciones infantiles y Fuga a dos voces (1944)
Pavana al estilo de los vihuelistas (1948)
Suite venezolana (1952)
Cuatro piezas (Preludio, Danza Negra, Canción y Vals)
Sonata (1952)
Concierto para guitarra y orquesta (1956)
Variaciones sobre una canción infantil (1967)
Seis por derecho al estilo del arpa llanera (1967)
Música de CámaraMorenita (joropo para tres voces y guitarra)(1939)
Cuarteto para cuerdas (1946)
El cucarachero (joropo para canto y piano) (1947)
Quinteto para instrumentos de viento (1956)
Pavana y fantasía para guitarra y clavecín (1976)
Trece canciones para barítono y órgano (algunas con guitarra) (1960-1961)
PianoSuite venezolana (1948)
ArpaMarisela (1949)
Coro a capellaCinco madrigales (1948-1955)
OrquestaCantaclaro (poema sinfónico con solistas y coro) (1947) Inspirado en la obra homónima del escritor venezolano Rómulo Gallegos.
Misterio de Navidad (con coro, narrador y solistas) (1952)
Giros negroides





seis por derecho obra de antonio lauro ejecutada
 por el exelente guitarrista clàsico alirio diaz







2 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Seguidores Facebook